Té contra Café

Curiosamente en países como España, la introducción del como bebida habitual no ha sido por sus propias características, sino más bien como un producto sustitutivo del café para reducir el consumo de sustancias estimulantes. Quedando por tanto abierto a una continua comparativa.

té o café ?

¿Té o Café?

De orígenes diferentes, el café fue introducido desde el Medio Oriente por los comerciantes árabes (curiosamente en la cultura musulmana hubieron intentos de prohibirlos por los problemas que creaban sus abusos, aunque estaba tan arraigado que fue imposible) mientras el fue introducido desde las rutas asiáticas.

Aunque ambas infusiones contienen sustancias alcaloides (cafeína en el caso del café y teína en el té) , la proporción y la actuación sobre nuestro organismo son diferentes.

La cafeína se absorbe mucho más rápidamente por nuestro organismo, sin embargo la teína actúa mucho más pausadamente siendo sus efectos más prolongados.

Tanto el café como el puede provocar insomnio, ya que estimula el sistema nervioso y acelera la circulación de la sangre, con la diferencia que la concentración de alcaloides en el primero es mucho más elevada que en el segundo, aun en el supuesto de la variante con más proporción de teína.

El permite la combinación con otros productos (limón, gingko, aloe vera, etc.) que incrementan los efectos positivos en el organismo (vitamina C, hierro, calcio, etc.).

Uno de los productos que más popularmente utilizado es la leche, en el se suele emplear en el British Breakfast, sin embargo aquí hay que tener en cuenta que esta es más soluble disuelta en el café.

Sin embargo un consumo prudente permitirá en ambos casos disfrutar de sus propiedades beneficiosas.

Pero lo que sin duda finalmente determinara el consumo de uno u otro es el paladar, son sensaciones diferentes que bien se pueden compaginar.

2 pensamientos en “Té contra Café

  1. iker

    Siento contradecirte, pero lo que mucha gente llama “teína” en realidad es pura y simplemente cafeína. La teína no existe. Otra cosa es que originalmente se pensara que eran distintos alcaloides, pero más adelante se vio que eran exactamente la misma molécula, aunque la confusión de nombres sorprendentemente persistió, y además por lo que veo hasta hoy día. Lo que ocurre es que el té tiene otros principios activos que por la manera de interaccionar con el organismo o con la cafeína, pueden hacer que ésta actúe más lentamente, pero siempre es cafeína. Es como si al gas helio presente en la Tierra lo llamáramos con otro nombre distinto al helio presente en el Sol. (El helio se llamó así por haberse descubierto antes en el Sol)

    Bueno, un saludo a todos los amantes del té, entre los que me incluyo ;-)

  2. asanchez Autor

    Sin duda Iker tienes toda la razón, la teína y la cafeína es el mismo elemento, cuando las he diferenciado ha sido pensando más en todas las sustancias activas que las rodea y que proporcionan en conjunto unas características propias. Quizás debido al interés por hacer lo más entendible posible los temas se llega a inexactitudes, te agradezco profundamente tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Si usted hace un comentario está aceptando que se genere una cookie para el buen funcionamiento de la web. No usamos cookies con ningún fin comercial. Ni cedemos sus datos personales a terceros.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>